Destacados

ver más
COLECAMP - SER MAS COMO JESUSPOR Institución Educativa Adventista Tumbes
015/09/2018

MUY PRONTO: Sé parte de este inolvidable evento, participarán alumnos del 6º de primaria a 5º de secundaria.

COMUNICADO EX ALUMNOS AMERICANISTASPOR Institución Educativa Adventista Tumbes
MARCHA DE SENSIBILIZACION POR Institución Educativa Adventista Tumbes
PROYECTO CONTIGO VENEZUELAPOR Institución Educativa Adventista Tumbes
DÍA DEL NIÑO AMERICANISTAPOR Institución Educativa Adventista Tumbes
ENTREGA DE NOTAS ACADEMICASPOR Institución Educativa Adventista Tumbes

Encuesta

Matrículas Abiertas

Plan Lector

BLOG PORTAL

Banners

Septiembre de 2018

 

Volver

DomLunMarMieJueVieSab
2627282930311
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30123456

Lectura Bíblica: Apocalipsis 5

El libro con siete sellos

1 A la derecha del que estaba sentado en el trono vi un libro, escrito por dentro y por fuera, sellado con siete sellos. 2 Vi también a un ángel poderoso que clamaba en voz alta: “¿Quién es digno de abrir el libro y desatar sus sellos?” 3 Y ninguno, ni en el cielo, ni en la tierra, ni más allá de la tierra, podía abrir el libro ni mirarlo. 4 Y yo lloraba mucho, porque no se había hallado ninguno digno de abrir el libro ni de mirarlo.

Quién puede abrir el libro

5 Entonces uno de los ancianos me dijo: “No llores. El León de la tribu de Judá, la Raíz de David, ha vencido para abrir el libro y desatar sus siete sellos”. (Isa. 11:10) 6 Entonces, en medio del trono, de los cuatro seres vivientes y de los ancianos, vi de pie a un Cordero como si hubiera sido inmolado, que tenía siete cuernos y siete ojos, que son los siete Espíritus de Dios enviados a toda la tierra. (Zac. 3:9; 4:10) 7 Y él vino, y tomó el libro de la mano derecha del que estaba sentado en el trono. 8 Cuando tomó el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron ante el Cordero. Cada uno tenía un arpa y una copa de oro llena de incienso, que son las oraciones de los santos. 9 Y cantaban un nuevo canto, diciendo: “Digno eres de tomar el libro y abrir sus sellos, porque fuiste muerto, y con tu sangre compraste para Dios gente de toda raza y lengua, pueblo y nación; 10 “y de ellos hiciste un reino y sacerdotes para servir a nuestro Dios, y reinarán sobre la tierra”. 11 Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono, de los seres vivientes y de los ancianos. Su número era miles de millares, y diez mil veces diez mil. 12 Y decían a gran voz: “El Cordero que fue muerto es digno de recibir poder y riquezas, sabiduría y fortaleza, honra, gloria y alabanza”. 13 Y a todos los que estaban en el cielo, en la tierra, en el mar y debajo de la tierra, y a todo lo que hay en ellos, les oí cantar: “Al que está sentado en el trono y al Cordero sean la alabanza, la honra, la gloria y el poder por los siglos de los siglos”.

Los siete sellos

14 Y los cuatro seres vivientes dijeron: “¡Amén!” Y los veinticuatro ancianos se postraron y adoraron. (1 Crón. 16:36)